Sabías que…

De acuerdo con la intensidad con que se verán afectados por las medidas de contención ante el coronavirus, la CEPAL señala que hay 3 grupos de sectores que son (1) Menos afectados (agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca); (2) Medianamente afectados (explotación de minas y canteras; industrias manufactureras; suministro de electricidad, gas y agua; construcción; intermediación financiera; inmobiliarias; servicios empresariales y de alquiler; administración pública, y servicios sociales y personales, y (3) Más afectados (comercio al por mayor y al por menor; reparación de bienes; hoteles y restaurantes; transporte; almacenamiento y comunicaciones, y servicios en general).

CONTENIDO:

ACTIVIDADES DEL CNA

 

1

RESULTADOS DE LA CONFERENCIA NACIONAL PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA

2

ATENCIÓN INMEDIATA A LA CRISIS: CADENA AGROPECUARIA Y ALIMENTACIÓN

3

IMPLICACIONES DEL CORONAVIRUS EN LA INDUSTRIA DE LA CARNE

4

COVID-19 DESAFÍA ELEMENTOS CLAVE DE LA CADENA DE SUMINISTRO DE ALIMENTOS

5

PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE HAN INICIADO LA IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS RESTRICTIVAS EN EL COMERCIO DE ALIMENTOS

6

DIÁLOGO EMPRESARIAL DE LAS AMÉRICAS (ABD) PRESENTA UNA SERIE DE RECOMENDACIONES DE POLÍTICAS PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA DEL COVID-19 Y MITIGAR SUS IMPACTOS

7

GUÍA PRÁCTICA PARA LA PREVENCIÓN Y MITIGACIÓN DEL COVID-19 EN LA AGRICULTURA

8

LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO ESTIMA QUE 19 MILLONES DE EMPLEADORES DE LA AGRICULTURA, SILVICULTURA Y PESCA PODRÍAN VERSE MEDIANAMENTE AFECTADOS POR LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

9

PLAN INTEGRAL PARA ATENDER LAS CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS EN MÉXICO

10

CONTRACCIÓN DEL 6.5% DEL PIB Y DESEMPEÑO DÉBIL DE LA POLÍTICA EN MÉXICO PARA 2020

11

ACTIVIDADES REALIZADAS POR EL ING. BOSCO DE LA VEGA, PRESIDENTE DEL CONSEJO NACIONAL AGROPECUARIO.

12

OTRAS ACTIVIDADES Y REUNIONES EN LAS QUE PARTICIPAMOS.

 

REDES SOCIALES EN EL SECTOR

 

 

EVENTOS DEL SECTOR

 

   

ACTIVIDADES DEL CNA

RESULTADOS DE LA CONFERENCIA NACIONAL PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA

El 6 de mayo del 2020, a través de una videoconferencia organizada por el Consejo  Coordinador Empresarial (CCE), se presentaron los resultados de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica, realizada los días 27, 28 y 29 de abril, organizada a través de 11 mesas, en videoconferencias, en las cuales participaron 263 panelistas de todos los sectores de la sociedad y del gobierno; atendieron como público y enviaron más de 3,100 preguntas, propuestas y comentarios más de 135 mil personas; el objetivo del evento fue promover el diálogo plural, escuchar las propuestas y recomendar acciones que permitan la unión, solidaridad y enfoque ante los graves problemas de salud que se enfrentan y sus consecuencias en la economía de México.

En esta nueva sesión de resultados participaron los representantes de los 12 organismos gremiales que constituyen el CCE: Bosco de la Vega Valladolid, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA); Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN); José Manuel López Campos, presidente de la Concanaco Servytur México; Gustavo A. de Hoyos Walther presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX); Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México A.C. (ABM); Antonio del Valle Ruíz, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN); Sofia Belmar, presidenta de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros; Nathan Poplawsky Berry, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México;   José Enoch Castellanos Férez, presidente de CANACINTRA; Álvaro García Pimentel Caraza,  presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB); Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnologías (COMCE), y Vicente Yáñez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales.

El presidente del CCE, Carlos Salazar señaló que, durante el análisis y las presentaciones en las mesas, se identificaron áreas en donde ya existen acuerdos fundamentales coincidentes y estos son:

1.

Cuidar la salud de todos los mexicanos.

2.

Proteger el empleo y las fuentes de ingreso.

3.

Reactivar la economía lo más pronto posible.

4.

Minimizar los costos para detonar una reactivación gradual.

5.

Estimular el crecimiento de la economía.

6.

Reasignar el presupuesto público.

7.

Convocar a la cooperación internacional.

8.

Enfocarse en la diversificación comercial.

9.

Reconocer la necesidad de generar mayor deuda pública.

10.

Enfatizar la visión de largo plazo.

Para presentar las recomendaciones de la Conferencia Nacional se hicieron tres grandes apartados, cada uno con sus temáticas principales, y cada una de estas con sus ideas; cabe señalar que fueron 68 en total; los representantes de los organismos gremiales en esta sesión hicieron la presentación de aquellas que resultaron en la mesa que les tocó coordinar; en esta nota solo se presentarán los grandes apartados y sus temáticas principales:

I.

Acciones inmediatas para solventar la crisis:

A.

Salud de la población: Contar con servicios de salud de calidad y con los insumos necesarios para responder a la pandemia.

B.

Bienestar social: Proteger a las poblaciones más vulnerables, detonando programas específicos a efecto de darles los recursos necesarios para sobrellevar la crisis sanitaria y económica.

C.

Estabilidad económica: Minimizar el impacto de la crisis económica tomando medidas que apoyen la sostenibilidad de las empresas y garanticen la continuidad de las cadenas de valor.

D.

Estabilidad fiscal: Inyectar liquidez a la economía y mantener la sostenibilidad fiscal.

II.

Acciones para reabrir la economía:

A.

Salud durante la reapertura: La salud de la población debe ser la principal prioridad y deben crearse los mecanismos necesarios para salvaguardarla.

B.

Coordinación en la reapertura: Contar con una perfecta coordinación entre los sectores de la sociedad y los órdenes de gobierno, para que la reapertura de la economía minimice la disrupción ya existente.

C.

Eficiencia en la reapertura: Facilitar el inicio de las actividades de manera eficiente en las partes críticas de la cadena de valor.

III.

Acciones de mediano y largo plazo para detonar el crecimiento incluyente y el desarrollo social:

A.

Política social: Generar mecanismos que velen por los intereses de todos los mexicanos y enfaticen el cuidado y desarrollo de los grupos vulnerables.

B.

Política económica: Crear un plan de largo plazo que promueva la estabilidad de la economía, fomentando crecimiento y desarrollo social sustentable e incluyente.

Se plantearon diferentes posturas que se pueden resumir en:

Consumo

Inversión

Gasto de gobierno.

Sector exportador.

C.

Estado de derecho: Fortalecer el estado de derecho para el correcto funcionamiento del país de manera ordenada y estable, que genere confianza en los mercados.

Si quiere conocer el documento completo lo puede hacer en la siguiente liga:

https://www.cce.org.mx/wp-content/uploads/2020/05/68-ideas-para-M%C3%A9xico-Mayo-2020.pdf

Hubo también una ronda de preguntas en la sesión, en la cual se atendieron los diversos medios de comunicación y del público; entre ellas, una dirigida al Ing. Bosco de la Vega Valladolid, y fue ¿Cómo poder mantener la unión entre las diferentes actividades de los empresarios y de los mismos organismos empresariales? En respuesta, el Ing. de la Vega primero se refirió a la pobreza alimentaria del país; en ese sentido dijo que el CNA está haciendo un gran esfuerzo y labor social con el Banco de Alimentos, D.I.F. estatales, Consejos Estatales del CNA y el ejército; también indicó que lo que se necesita para lograr un mejor México, es estar en unidad, pues todos deberían estar en la misma mesa, sindicatos, empresarios, sociedad civil, etc., e hizo un llamado al gobierno y a todos para trabajar en conjunto; finalmente dijo que le preocupaba la seguridad y las consecuencias que pudieran traer.

El presidente Salazar concluyó indicando que el propósito es lograr que las 68 ideas se conviertan en políticas públicas y privadas, para reducir los efectos negativos del Covid-19 y sentar las bases para una recuperación inmediata y sostenible; evitar que la crisis de liquidez se convierta en una crisis de solvencia, y contar con recursos para continuar y profundizar los programas sociales del Gobierno de México.

Mayores Informes: Lic. Wendy Melina Espinosa Díaz.

Regresar

ATENCIÓN INMEDIATA A LA CRISIS: CADENA AGROPECUARIA Y ALIMENTACIÓN

El 27 de abril de 2020 se realizó una conferencia por internet titulada “Atención Inmediata a la Crisis: Cadena Agropecuaria y Alimentación”, en el marco de la "Conferencia Nacional para la Recuperación Económica" organizada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE); en esta participaron un gran número de personalidades del sector privado, del Gobierno Federal, de algunos Organismos Internacionales, legisladores, representantes de los estados, academia y productores, entre otros.

Tuvieron una participación en esta conferencia, además del Ing. Bosco de la Vega Valladolid, presidente del CNA como anfitrión; Luz María de la Mora, Subsecretaria de Comercio Exterior de la SE; Miguel García Winder, Subsecretario de Agricultura de la SADER; el Dip. Eraclio Rodríguez Gómez, presidente de la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria; Sen. José Narro Céspedes, de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado; Sen. Beatriz Paredes, del Senado de la República; Lina Pohl, representante de la FAO en México; Lic. Juan Carlos Anaya Castellanos, Director General del Grupo de Consultores de Mercados Agrícolas; Carlos Muñiz, presidente de los secretarios de desarrollo agropecuario;  Gloria Carrillo Fuentes, de la Confederación de Trabajadores de México; Diego Montenegro, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA); Enrique de la Madrid, Académico del Tecnológico de Monterrey; José Cacho Ribeiro, VP de cadenas productivas del CNA; Bram Govaerts, director del Programa de Desarrollo Integrado del CIMMYT; Juan Cortina, Secretario del CNA; Eugenio Caballero, VP agroindustrial del Consejo Nacional Agropecuario; Félix Martínez, VP de seguridad del CNA; Mario Zamora, Senador de la República; Erandi Bermúdez, Senador de la República; Absalón García, Diputado Federal; Juan José Canul, Diputado Federal; Gabriel Mancera, Senador de la República; Arturo Bours, Senador de la República; y el Moderador, Mauricio García Perera, VP de Normalización del CNA.

A continuación, se agrupan las principales ideas derivadas de la conferencia:

Diagnóstico:

Es probable que se disminuya la producción, pero todavía no se advierte ese descenso.

Las cadenas alimentarias están en funcionamiento y sin incremento importante de precios; en lo general, México tiene seguridad alimentaria.

El agro es de los sectores menos afectados; las actividades del sector agroalimentario no se han detenido.

Habrá afectación en la demanda hortofrutícola del 10 al 15%, al igual que en el pecuario (ej. carnes); ajuste cambiario que favorece las exportaciones y los precios internos de los productos, pero encarece los insumos de importación.

Mayores exportaciones de carne de res y cerdo por lo ocurrido en China con la Fiebre Porcina Africana.

Afectación al segmento HORECA (ej. Hoteles, Restaurantes, Cafeterías, etc.) por la pandemia, ante lo cual requiere de apoyos.

Posibles riesgos: Afectaciones en logística (ej. transporte de materias primas); escasez de mano de obra que puede afectar la producción; afectación a la demanda por menores ingresos; impactos de la devaluación, etc.

Reducción presupuestal a los estados que afecta las sanidades, la cobertura de seguro agropecuario; la comercialización del sorgo en Tamaulipas, etc.

Actualmente el costo de la inseguridad en México representa el 24% del PIB, o 16 billones de pesos.

Afectación a la cadena de suministro por el tema de seguridad, costo de las primas de seguro que se están elevando; temor a que se sigan incrementando estos problemas.

Falta de un plan integral y certero para el sector agroalimentario.

Grave amenaza de la aplicación de mayores impuestos al consumo.

Concentración de la toma de decisiones gubernamentales actualmente en el Consejo de Salubridad General.

Reflexiones Puntuales:

Es fundamental que se reconozca la importancia y la prioridad que representa la producción de alimentos y la seguridad en su abasto y disponibilidad para toda la población.

Se buscar establecer un acuerdo para la recuperación económica protegiendo el empleo, el ingreso a los trabajadores y de sus familias y permitiendo a las empresas poder seguir operando y generando economía y bienestar.

Se debe asegurar la certidumbre en el comercio internacional, evitar la imposición de restricciones a la importación o a la exportación de bienes y servicios.

Se debe asegurar el funcionamiento ininterrumpido de las cadenas agropecuarias, desde los procesos de producción, procesamiento y transporte.

Mayor utilización de los canales digitales y la tecnología, como apoyo indispensable para superar la pandemia y la importancia de temas como la sustentabilidad, las compras locales, etc.

Mantener la participación en el mercado de los Estados Unidos, principal mercado de exportación de México, para asegurar que las cadenas de proveeduría se mantengan.

Trabajó coordinado en una estrategia de 3 vertientes:

1.

Elaborar y diseñar de manera conjunta un plan de acción para fortalecer y apoyar al sector agropecuario exportador;

2.

Definir acciones coordinadas para consolidar e incrementar el acceso a los mercados de exportación de México;

3.

Desarrollar programas y proyectos que permitan fortalecer el posicionamiento de los mercados existentes.

Asegurar la existencia de alimentos, el gran reto es que la actividad agrícola no se detenga; en ese sentido la SADER está haciendo varias cosas:

1.

Se está acelerando la aplicación de los programas presidenciales esenciales.

2.

Se está trabajando con algunos secretarios de Agricultura de los Estados para tener una planificación agrícola certera.

Se debe asegurar el consumo de alimentos y evitar que se genere exceso de alimentos y, de ocurrir esto, canalizarlos a través de los bancos de alimentos.

Se requiere de la colaboración de todas las instituciones para asegurar que la agricultura desde la producción, hasta el consumo, cuenten con la seguridad necesaria, en ese sentido se deben:

1.

Fortalecer los procesos de seguridad;

2.

Asegurar la salud de todos, particularmente de los trabajadores;

3.

Hay que asegurar que la industria y la agricultura cuenten con los insumos que se requieren, fundamentalmente tres: agua, energía y combustible.

Generación de un certificado COVID-19, que son reglas y normas que permitirían garantizar que todo el comercio tanto interior, como exterior, y los trabajos y la generación de empleos se den en condiciones de seguridad sanitaria a través de ellos.

Se necesita un programa de fomento a la agricultura para lograr la autosuficiencia alimentaria.

Se necesitan adelantar los programas como el de producción para el bienestar y ligarlo al fomento productivo, no sólo como un subsidio directo.

Lograr que algunos programas como el de Sembrando Vida y otros profundicen en el tema de la producción de alimentos que es el problema que se enfrentará después del COVID-19.

Que la banca de desarrollo resuelva la cartera vencida, agilice o facilite el otorgamiento de créditos y baje la tasa de interés a nivel de las del Banco de México del 6%.

Acortar las cadenas de suministro, las cadenas productivas y las de valor, buscando que quede una mayor utilidad el productor primario, incrementando el valor agregado.

Impulsar un programa alimentario para las zonas rurales.

Plantear un programa para completar las compras de insumos y fertilizantes.

Crear un fondo para atender los desastres naturales y coberturas en los precios.

Apoyar un programa de fomento a la pequeña ganadería, la pesca pequeña y a la acuacultura.

Se necesita un presupuesto suficiente y digno para el campo, para impulsar la producción de alimentos, pues va a ser fundamental para México.

Es indispensable hacer un conjunto de transferencias que permitan recuperar programas de organización productiva y no sólo los de transferencia directa.

Las instituciones de investigación y las universidades agrícolas en el sector agropecuario son fundamentales, por eso se debe tener un presupuesto adecuado; el desarrollo del sector agropecuario depende de una estrategia de transferencia de tecnología.

Se requieren medidas para asegurar un piso mínimo de ingreso a los hogares para que haya demanda.

Se debe incrementar la disponibilidad alimentaria y reducir las pérdidas de alimento.

Disminuir las barreras al comercio doméstico y regional y promover algunos elementos para asegurar que este se lleve a cabo.

Respuestas fiscales (no más impuestos), monetarias y financieras necesarias ante la falta de liquidez.

Mayores ingresos a las familias, con mayor empleo, mantener los trabajadores, y la sanidad.

Dotar a los productores y a las empresas agroindustriales de una pronta devolución del IVA e ISR para darle mayor liquidez.

Fortalecer a SENASICA, invertir en la sanidad e inocuidad, importancia de las certificaciones y de homologar medidas a nivel internacional; que este tema se considere de seguridad nacional.

Mayor respaldo al sector pesquero, así como a los floricultores, que se les cayó la demanda.

Establecimiento de una mesa de trabajo con los estados para el tema presupuestal.

Importancia de fortalecer el financiamiento (más agresivo, a tasas de interés bajas) y el rol de la Banca de Desarrollo; importancia de financiar bodegas para el almacenamiento.

Establecer canales intrarregionales del manejo de excedentes de demanda y oferta de alimentos que puedan existir en México para que el exceso de se pueda acomodar.

Apoyar a las actividades del Banco de Alimentos (Manejo de Excedentes).

Hay que asegurar que no se afecte el Ciclo Primavera – Verano 2020.

Realizar los mayores esfuerzos para que la cadena de suministro no se afecte.

Participar en la propuesta “Adopta un mexicano”, que ante la emergencia puede apoyar a algunos mexicanos o familias, para que no se queden sin alimento, ya sea con donativos o para despensas.

Importancia de las Alianzas Público-Privadas como “Maíz para México”, que busca integrar a los pequeños y medianos productores al mercado y a las cadenas de valor. Objetivo de incrementar la producción en un millón de toneladas el 2020 y reducir las importaciones para el 2024 en un 30%.

Multiplicar el apoyo a los más vulnerables con el soporte de los sectores público, privado y social; los gobiernos alrededor del mundo deben expandir sus programas de alimentación y de protección para la población más vulnerables.

En el CNA interesados en un “Acuerdo por la Solidaridad Alimentaria”.

Necesidad de reforzar los esfuerzos en contra de la inseguridad y la delincuencia; de trabajar conjuntamente en este tema; de realizar denuncias, más que asumir el seguro como un costo.

Necesidad de un plan integral para el sector agroalimentario y de un pacto de unidad.

Necesidad de certeza en la comercialización de los granos y rescatar el programa de agricultura por contrato.

Que los energéticos (gasolina y diésel) estén libres de IVA y IEPS; igualmente que los agroquímicos estén libres del IEPS.

Trabajar en unidad los tres niveles de gobierno y que el gobierno federal tome el rol que le corresponde, al igual que el legislativo.

Reconocer la importancia de los programas sociales, pero también se deben priorizar programas productivos.

Crear un Consejo de Emergencia Económica, para buscar la resiliencia económica, donde participen los diversos sectores de la sociedad; hoy en buena medida las decisiones las está tomando el Consejo de Salubridad General.

Que se implemente una política energética para el campo; que se continúe con los apoyos.

Cuidar la estrecha relación que debe haber entre el crecimiento económico y el bienestar.

El ing. Bosco de la Vega, presidente del CNA, una vez realizadas todas las participaciones, señaló que ese día se celebraba el 36 aniversario del CNA; concluyó que, ante la crisis, había que trabajar unidos y que esto se debería de hacer a través de un Acuerdo Nacional para corregir el rumbo; señaló que solo en equipo se saldría adelante para no colapsar, y ofreció el apoyo del sector agroalimentario al Gobierno Federal; finalizó la conferencia agradeciendo a todos por la participación.

Mayores: Informes Lic. Wendy Melina Espinosa Díaz.

Regresar

IMPLICACIONES DEL CORONAVIRUS EN LA INDUSTRIA DE LA CARNE

El Centro de Análisis de Política Agrícola (APAC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Tennessee en los Estados Unidos, advirtió este 24 de abril de 2020 que una vez que la primera ola de pánico por el COVID-19 golpeó las tiendas de comestibles, provocando que los consumidores rápidamente vaciaran las secciones de comestibles, principalmente de carnes, en este momento, se vislumbra un nuevo desafío: garantizar que las personas tengan acceso a los alimentos que desean debido a la propagación del COVID-19 entre los trabajadores de las plantas.

El Centro de Análisis resalta que, a diferencia de China, donde la Peste Porcina Africana resultó en una reducción significativa en su rebaño porcino, el problema actual en los Estados Unidos no es la disponibilidad de ganado, sino el llevar la carne de la granja a la mesa, cuando las plantas empacadoras, el eslabón débil de esta cadena, está siendo afectado por la pandemia.

Si bien la consolidación en la industria del envasado de carne de los Estados Unidos se remonta a principios del siglo XX, la consolidación realmente se ha dado en las últimas dos décadas. En el país norteamericano alrededor de 50 plantas representan casi el 98% de la producción, de tal forma que cuando el COVID-19 apareció entre los trabajadores de una planta de carne de res en Greeley, Colorado y en una planta de carne de cerdo en Sioux Falls, Dakota del Sur, que procesa el 5% de la carne de cerdo del país, se desató una alerta en la cadena de suministro de carne estadounidense.

El modelo actual de concentración en la industria del embalaje tiene sus ventajas: cuanto más grande es la planta, menores son los costos de procesamiento; se opera a casi plena capacidad todo el tiempo, y se equilibran los cambios en la demanda de los consumidores. De esa manera, se puede procesar un número relativamente constante de animales cada semana. Estas plantas son económicamente eficientes, lo que resulta en precios de la carne que les cuestan a los consumidores un porcentaje más pequeño.

Si bien este modelo tiene sus ventajas, en este momento de la crisis también presenta problemas, ya que, si más plantas tienen que cerrar debido a la pandemia o a cualquier otro problema, se genera incertidumbre en la disponibilidad de alimentos. El cierre de una planta en una industria concentrada no solo afecta a la empresa, los trabajadores y los consumidores, sino que también tiene un gran impacto en los agricultores y ganaderos.

Incluso en tiempos normales, la concentración en la industria de procesamiento de carne tiene un impacto en los granjeros, porque tienen pocas o ninguna alternativa para comercializar sus animales. En el pasado, los agricultores podían ver los precios que se ofrecían en varios mercados y tomar en cuenta los costos de transporte y decidir dónde comercializar sus animales. Actualmente, los productores de ganado se encuentran en una situación de “tómalo o déjalo” con un solo comprador cerca.

Cuando una planta de procesamiento se cierra, los agricultores y ganaderos se encuentran en una situación aún más precaria. Pueden continuar alimentando a sus animales, con la esperanza de que la planta se vuelva a abrir rápidamente, pero eso significa asumir más costos. Si deciden llevarlos a otra planta, tienen los costos de un viaje largo. Incluso entonces, la siguiente planta más cercana puede estar en plena capacidad e incapaz de manejar un mayor número de animales.

De esta manera, el APAC resalta que este escenario de la propagación del Coronavirus es la prueba de que, si bien la eficiencia económica es excelente en las industrias concentradas, puede tener un costo; incluyendo en este caso la disponibilidad de alimentos para el consumidor.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

COVID-19 DESAFÍA ELEMENTOS CLAVE DE LA CADENA DE SUMINISTRO DE ALIMENTOS

El Centro de Análisis de Política Agrícola (APAC) de la Universidad de Tennessee publicó el 24 de abril del 2020 un artículo en el que se describen los desafíos que enfrentan varias partes de la cadena de suministro de alimentos y que atiende básicamente a los siguientes elementos: el cambio en el lugar donde las personas comen; la disponibilidad de trabajadores para cosechar cultivos de frutas y verduras y trabajar en plantas procesadoras, y los brotes de COVID- 19 entre los trabajadores en algunas plantas de procesamiento.

El artículo destaca que con la propagación del COVID-19, las escuelas y colegios han cerrado; los gobernadores han emitido órdenes de confinamiento; y muchas empresas tienen a su personal trabajando desde casa. Con ello, el consumo de los hogares se incrementa, frente a un menor consumo en restaurantes y entornos institucionales como cafeterías escolares y de negocios.

Este cambio tiene consecuencias significativas para la cadena de suministro de alimentos porque la mayoría de los alimentos que se consumen en el hogar se venden en porciones individuales o familiares, mientras que las cafeterías institucionales compran sus alimentos al mayoreo. Por lo que, si bien existe una cantidad significativa de productos en la cadena de suministro de alimentos, no es fácil trasladar los alimentos en la cadena de suministro de alimentos institucional a la cadena de suministro de alimentos en el hogar.

A corto plazo, el Centro de la Universidad de Tennessee señala que se están experimentando algunos problemas, a medida que la cadena de suministro de alimentos se ajusta a las demandas de una población confinada. A largo plazo, se tiene que observar la rapidez en la que las cadenas de suministro podrán reajustarse, cuando los restaurantes y cafeterías vuelvan a abrir. A lo que se suma una complicación adicional, en caso de presentarse un segundo o tercer pico en los casos y muertes de COVID-19.

Por su parte, los brotes y muertes que se han dado en las plantas productoras y procesadoras de alimentos de algunos países son muestra de la necesidad de ajustar el sistema de producción, de una manera que mantenga seguros, tanto a los trabajadores como a los consumidores. Asimismo, a medida que se abordan estos problemas, se debe trabajar para satisfacer las necesidades de la población con inseguridad alimentaria, así como a la población que se vuelve más vulnerable, en medida que las previsiones de confinamiento tomadas para evitar la expansión de la pandemia se vuelven más restrictivas.

Finalmente, los especialistas siguieren algunas líneas de acción como cupones para la compra de alimentos, despensas de alimentos y sistemas de entrega de alimentos para proteger a las personas en riesgo.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE HAN INICIADO LA IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS RESTRICTIVAS EN EL COMERCIO DE ALIMENTOS

El Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destacó en su tercera edición del documento “Impacto del COVID-19 en el comercio exterior, las inversiones y la integración en América Latina y el Caribe (ALC)”, publicada el 27 de abril del 2020, que en las últimas semanas la preocupación por la seguridad alimentaria se ha extendido, así como la aplicación de medidas restrictivas al comercio de alimentos.

Algunos países de la región de ALC, han comenzado a implementar medidas que inciden sobre el comercio de alimentos, principalmente de cereales, aceites, granos, arroz, leguminosas, carnes y otras preparaciones alimenticias. El comportamiento de las medidas de los países demuestra que estos han comenzado a instrumentar acciones para facilitar las compras externas, al tiempo que se implementan restricciones a las exportaciones para asegurar el abastecimiento interno.

El INTAL alerta que estas últimas medidas pueden alterar el funcionamiento del mercado internacional de alimentos, generando volatilidad en los precios y problemas de disponibilidad, impactando negativamente sobre la seguridad alimentaria global. Hasta el momento, en el mundo, 3 países han aplicado los dos tipos de instrumentos en forma simultánea, mientras que 21 han implementado solo restricciones a las exportaciones; y 9 países han introducido medidas de facilitación comercial.

En ALC, el avance de las políticas relacionadas con la seguridad alimentaria afecta en mayor medida a países del Caribe y Centroamérica, donde la dependencia del abastecimiento externo de este tipo de productos es más alta. En la región, los diez países importadores netos de alimentos: Haití, Surinam, El Salvador, Jamaica, Bahamas, Barbados, Trinidad y Tobago, Panamá, Venezuela y República Dominicana, concentran dos tercios de sus compras en cereales y subproductos; carnes, cueros y subproductos; lácteos; huevos; miel y otros, varios de los cuales están siendo objeto de medidas restrictivas a escala global.

Por mencionar, destacó el comportamiento de las importaciones de la Unión Europea desde ALC, que se contrajeron 11.1% interanual en el primer bimestre de 2020, con una caída de 7.1% en el sector de Alimentos, Bebidas y Tabaco.

Asimismo, las exportaciones de bienes en general de ALC continúan en una tendencia contractiva en los primeros meses de 2020. Datos para las primeras semanas de abril de 2020 de Brasil, Chile y Colombia muestran fuertes reducciones de las ventas externas, mientras que en algunos países de Centroamérica, México y Bolivia aún se observan alzas en dicho período. Estimaciones recientes para 2020 de la Organización Mundial de Comercio (OMC) prevén que el volumen de las exportaciones de América del Sur y Central caería entre 12.9% y 31.3% el presente año.

Por su parte, el impacto del COVID-19 en Centroamérica y el Caribe también se ve impulsado por la afectación del turismo: la tasa de ocupación hotelera en el Caribe se desplomó a 10% en la semana del 22 al 28 de marzo. En el mismo periodo del año pasado la ocupación alcanzaba el 85%. En Centroamérica, los números recientes de tráfico aéreo también expresan, aunque de manera indirecta, un fuerte impacto sobre la actividad turística y en los servicios de carga: en abril de este año, el número de vuelos llegó a caer 90%, en comparación con el mismo mes de 2019.

De forma paralela, el Coronavirus ha potenciado la reducción de la Inversión Extranjera Directa en la región, misma que se contrajo 28% interanual durante el primer bimestre del año, con una estimación de reducción del orden del 30% al cierre del 2020.

En suma, el INTAL destaca que el comportamiento de estas variables que inciden directamente en la economía de ALC, y el panorama económico que se vislumbra en la región demuestran la relevancia de la coordinación de políticas a nivel regional para afrontar los desafíos derivados de la crisis sanitaria.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

DIÁLOGO EMPRESARIAL DE LAS AMÉRICAS (ABD) PRESENTA UNA SERIE DE RECOMENDACIONES DE POLÍTICAS PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA DEL COVID-19 Y MITIGAR SUS IMPACTOS

El Diálogo Empresarial de las Américas (ABD, por sus siglas en inglés), una iniciativa liderada por el sector privado y facilitada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), presentó una serie de recomendaciones para que los gobiernos de América enfrente los efectos de la pandemia del Coronavirus (COVID-19) que ocasiona graves consecuencias económicas y obliga a los gobiernos a adoptar medidas para contener su propagación.

En primer lugar, el ABD destaca la importancia de asegurar que el sector privado pueda continuar suministrando de manera eficiente y rápida bienes y servicios que son críticos en este momento y que van desde dispositivos médicos, medicamentos, alimentos y otros bienes de consumo esenciales, hasta energía, servicios financieros y acceso a herramientas digitales que permiten la comunicación.

En segundo lugar, indica que es importante aliviar la carga del impacto económico de la pandemia y de las medidas adoptadas para contenerla, proteger fuentes de empleo, mantener estándares exigentes de ética e integridad, y sentar las bases para una fuerte recuperación económica, luego de que se haya controlado la pandemia.

Con el objeto de responder a la pandemia, asegurando la continuidad del negocio y preservando las cadenas de suministro en América, el ABD destaca las siguientes líneas de acción:

1.

Los gobiernos deben definir de manera clara y completa la infraestructura, industrias, bienes, servicios y trabajadores esenciales, incluidas las actividades de producción y distribución de alimentos, piensos y agrícola; transporte y logística y, en particular, todas las actividades y trabajadores involucrados en la carga marítima, aérea y terrestre; instalaciones de distribución y almacenaje, así como actividades y empresas involucradas en sus respectivas cadenas de suministro.

2.

Los gobiernos deben participar de una respuesta internacional coordinada, coherente y cooperativa.

3.

Los gobiernos deben cooperar entre sí y con la industria, para proteger la cadena global de suministros, y abstenerse de implementar restricciones a la exportación

4

Los gobiernos deben evitar el acopio excesivo de medicamentos y dispositivos médicos, ya que esto podría conducir a una escasez crítica en todo el mundo.

5.

Los gobiernos deben trabajar para asegurar que los flujos de comercio e inversión continúen sin interrupciones. En particular, los gobiernos deben:

a)

Reducir o eliminar aranceles y remover barreras no arancelarias.

b)

Implementar medidas de facilitación del comercio.

c)

Asegurar el flujo continuo de suministros médicos, productos agrícolas y otros bienes y servicios esenciales,

d)

Tomar medidas para mantener la seguridad del personal y las instalaciones esenciales.

e)

Trabajar para adoptar estándares globales sobre reglas de cuarentena.

f)

Aprovechar las capacidades y los mercados de comercio electrónico.

6.

Los gobiernos deben trabajar para implementar Buenas Prácticas Regulatorias (BPR´s) y fortalecer la cooperación regulatoria para facilitar el comercio de bienes esenciales.

a)

Eliminar requisitos regulatorios innecesarios para dispositivos médicos críticos.

b)

Continuar aplicando BPR´s en situaciones de emergencia.

c)

Promover la convergencia regulatoria.

d)

Mantener y mejorar sistemas de farmacovigilancia.

e)

Reconocer y aceptar certificados y medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) comunes.

f)

Considerar aplazar la introducción de nuevos requisitos de cumplimiento.

g)

Publicar directrices claras, coherentes y oportunas sobre medidas y procedimientos fronterizos.

7.

Los gobiernos deben dar prioridad a los asuntos regulatorios y de supervisión críticos relacionados con la conducta del mercado o la protección de los inversionistas.

8.

Los gobiernos deben acelerar su transformación digital, para garantizar que la administración pública pueda continuar, y para permitir el trabajo y las operaciones comerciales remotas.

9.

Los gobiernos deben colaborar con el sector privado para apoyar la investigación científica.

10.

Los gobiernos deben explorar opciones de financiamiento y mecanismos de compensación para evitar problemas de liquidez.

Asimismo, a fin de mitigar los impactos económicos y fomentar una recuperación rápida, el ABD destaca las siguientes medidas:

11.

Los gobiernos deben aumentar las inversiones en salud como estrategia para el crecimiento y la recuperación económica.

12.

Los gobiernos deben implementar medidas de política fiscal a corto y mediano plazo para apoyar la actividad económica.

13.

Los gobiernos deben esforzarse por asegurar que los mercados financieros permanezcan abiertos y que el capital siga fluyendo, en particular para permitir a las empresas mantener liquidez.

14.

Los gobiernos deben ayudar a proteger los empleos a través de la postergación o subsidio de las contribuciones a la seguridad social durante la crisis.

15.

Los gobiernos deben trabajar proactivamente para proteger a las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME´s).

16.

Los gobiernos deben continuar manteniendo los más altos estándares de ética, transparencia e integridad durante y después de la pandemia.

17.

Los gobiernos deben dar prioridad a la financiación de la educación y la investigación científica.

En lo general, las recomendaciones del ABD instan a los gobiernos de América a implementar las medidas necesarias para asegurar el flujo continuo de suministros médicos vitales, productos agrícolas y otros bienes y servicios esenciales; proteger el empleo, a las industrias y la liquidez; implementar medidas de facilitación del comercio y, trabajar coordinadamente en el mediano y largo plazo para aumentar la resiliencia de las economías de la región de cara a futuras crisis.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

GUÍA PRÁCTICA PARA LA PREVENCIÓN Y MITIGACIÓN DEL COVID-19 EN LA AGRICULTURA

Como parte de las medidas que se están tomando para para frenar la pandemia del COVID-19 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó una “Guía práctica para la prevención y mitigación del COVID-19 en la agricultura”, siendo el suministro de alimentos una actividad esencial y crítica que debe garantizarse, especialmente en estados de emergencia sanitaria, para asegurar el acceso a fuentes seguras y suficientes de alimentos.

Mas allá de la normativa de cada país esta guía tiene como objeto brindar orientaciones prácticas para la prevención y mitigación de la transmisión del Coronavirus (COVID-19) en las actividades agrícolas. Destacan las siguientes medidas de acción:

Política, planificación y organización

Designar un grupo de trabajo, según el tamaño de la explotación agrícola, que incluya al administrador y/o supervisor, los representantes de los trabajadores, (Comité de Seguridad e Higiene) y al responsable de la seguridad y salud del centro de trabajo.

Cuadro de actores y actividades

Evaluación del riesgo, gestión y comunicación

Realizar la evaluación del riesgo a través del análisis de los diferentes ambientes de trabajo y de las actividades realizadas por los trabajadores. De tal forma que se puedan jerarquizar las áreas prioritarias, los puestos y ambientes de trabajo, además de otras áreas potenciales, donde exista interacción con otros trabajadores, proveedores, clientes y visitantes, entre otros.

Capacitar a la gerencia, los productores, los trabajadores y sus representantes sobre las medidas adoptadas para la prevención del riesgo de exposición al virus y en cómo actuar en caso de infección por COVID-19.

I.

Prevención y medidas de mitigación

1.

Control de acceso

Establecer un filtro de detección de síntomas para los trabajadores y sus familias y, de ser posible, realizar el control de la temperatura corporal que no sea mayor a 37.3 °C y asegurarse de que no presente otra sintomatología como: tos seca, estornudos, malestar general, dolor de cabeza y/o dificultad para respirar.

Evitar la visita de trabajadores o personal externo; en nuevas contrataciones, aplicar las mismas medidas de control de acceso, y coordinar con los trabajadores el cambio de vestimenta al ingresar y al salir de las explotaciones o áreas productivas.

2.

Higiene personal

Insistir en el lavado correcto y constante de las manos con agua y jabón; colocar dispensadores de gel antibacterial; promover el baño diario de todo el personal y establecer el uso obligatorio de cubrebocas y de guantes desechables.

3.

Procedimiento de limpieza y desinfección de instalaciones

Cumplir estrictamente las medidas de higiene en los procesos de manipulación de alimentos y en la desinfección de las herramientas, maquinarias y equipos.

4.

Procedimiento de limpieza de superficies potencialmente contaminadas

Reforzar la limpieza y desinfección de áreas de trabajo, las herramientas manuales, equipos electromecánicos y otros de uso permanente, después de cada uso, así como las unidades de transporte.

5.

Personal susceptible o vulnerable

Informar a la administración o responsable inmediato si existen trabajadores con algún tipo de sintomatología. Estas personas tendrán que ser enviadas a su domicilio y deberán permanecer por 14 días en su casa o centro de salud, hasta su completa recuperación.

Prestar mayor atención y cuidado a los adultos mayores de 60 años, y aplicar los principios de cuidado, respeto y no discriminación a trabajadoras embarazadas.

6.

Transporte y traslado de trabajadores agrícolas

Limpiar todos los días las unidades de transportación de los trabajadores; transportar exclusivamente pasajeros sentados, manteniendo una persona por fila, y de ser posible proporcionar mascarillas a todos los trabajadores que viajan.

7.

Manejo del estrés

Cuando se detecte una sensación de angustia, tristeza, confusión o ansiedad entre los trabajadores y compañeros, ante la magnitud de la epidemia que ha causado el COVID-19: fomentar la buena comunicación de la situación de riesgo; brindar la posibilidad de promover la salud física, e identificar los servicios de apoyo brindados por las organizaciones locales y las autoridades de salud, entre otros.

II.

Disposiciones para casos sospechosos o confirmados de COVID-19

Aplicar las disposiciones y ordenamientos que las Autoridades Locales o Nacionales

emitan con relación a trabajadores con síntomas sospechosos de COVID-19; no permitir presentarse al centro de trabajo a cualquier trabajador que presente resfriado, y notificar mediante un reporte de incidente por enfermedad al administrador o encargado de la instalación agrícola.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO ESTIMA QUE 19 MILLONES DE EMPLEADORES DE LA AGRICULTURA, SILVICULTURA Y PESCA PODRÍAN VERSE MEDIANAMENTE AFECTADOS POR LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

El Observatorio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) detalla en reporte del 29 de abril del 2020 que, hasta el momento, se estima que la crisis del COVID-19 ha afectado al 81% de los trabajadores formales y al 68% de informales. Igualmente se estima que las horas de trabajo mundial disminuyeron en 4.5%, lo que equivale a 130 millones de empleos, debido a los cierres de actividades.

El organismo detalla que los cierres de los lugares de trabajo tienen repercusiones graves e inmediatas sobre las actividades corrientes de las empresas y de los trabajadores por cuenta propia, exponiéndolas a un riesgo elevado de insolvencia además de que, aun cuando se levanten las medidas de contención, las empresas y los trabajadores seguirán afrontando desafíos, ya que se prevé que la recuperación sea incierta y lenta, especialmente para las empresas que participan en las cadenas mundiales de suministro, en las cuales son posibles probables perturbaciones a lo largo de los vínculos ascendentes y descendientes de la cadena, conforme otros países sigan experimentando restricciones de la actividad económica.

La OIT ha estimado que la crisis está ocasionando una reducción sin precedentes de la actividad económica y de las horas de trabajo. La estimación de las horas perdidas durante el primer trimestre se sitúa en el 4.5%, lo cual equivale a aproximadamente 130 millones de empleos a tiempo completo suponiendo un trabajo de 48 horas semanales.

La disminución estimada de la actividad laboral en el primer trimestre de 2020 en las diferentes regiones es desigual: Mientras que el número de horas trabajadas en el primer trimestre de este año disminuyó el 6.5% en Asia y el Pacífico, en comparación al último trimestre de 2019, las demás grandes regiones registraron reducciones de menos del 2% durante el mismo periodo.

Según las estimaciones al 22 de abril de 2020, el total de horas trabajadas en el segundo trimestre debería ser del 10.5% inferior a las del último trimestre anterior a la crisis, lo que equivale a 305 millones de empleos de tiempo completo, lo cual representa un incremento significativo de las estimaciones previas de la OIT que fueron de 195 millones.

Desde una perspectiva regional, si bien el panorama ha empeorado para todos los grupos regionales, las nuevas estimaciones indican que el mayor descenso se registra en América y en Europa y Asia Central. En América, se prevé que la pérdida de horas de trabajo en el segundo trimestre de 2020 alcance el 12.4%, en comparación a los niveles anteriores a la crisis

La OIT estima que el impacto del COVID-19 en las empresas del sector de Agricultura, Silvicultura y Pesca se encuentra en la categoría de bajo-medio. Es importante resaltar que de acuerdo con estimaciones para el 2020, antes de la crisis, se contemplaba a 19 millones de empleadores y a 470 millones de trabajadores por cuenta propia en este ramo, los que potencialmente se podrían ver medianamente afectados por los efectos de la pandemia.

La OIT resalta que la pandemia COVID-19 afecta principalmente a las economías con un ingreso medio-bajo como México, ya que estas son economías donde los niveles de informalidad son elevados y los medios fiscales y el espacio normativo son limitados para responder a las necesidades de estas empresas y trabajadores por cuenta propia.

Se estima que más de 2 mil millones de personas en el mundo trabajan en la economía informal en empleos caracterizados por una falta de protección básica. Al 22 de abril de 2020, cerca de mil cien millones de trabajadores de la economía informal se concentraron en países en situación de confinamiento total y otros 304 millones en países con confinamiento parcial.

Las estimaciones de la OIT muestran que el ingreso mensual de los trabajadores informales debería disminuir durante el primer mes de la crisis el 60% a nivel mundial, el 28% en los países de ingresos medios-altos, el 82% en los países de ingresos medios-bajos y bajos, y el 76% en los países de ingresos altos.

En esta Tercera edición del Observatorio de la OIT, el organismo pone de manifiesto la urgencia de adoptar medidas políticas dirigidas a proteger tanto a las empresas como a los trabajadores, sobre todo a los que operan y trabajan en la economía informal, mediante medidas de apoyo financiero directo y garantías de préstamo, con el propósito de mantener la actividad económica.

En suma, la OIT recalca que el posible incremento del desempleo mundial durante 2020 dependerá sustancialmente del comportamiento de la economía mundial en el segundo semestre del año y de la eficacia de las medidas políticas para preservar los empleos existentes y el impulso de la demanda de mano de obra, una vez que la fase de recuperación haya comenzado.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

PLAN INTEGRAL PARA ATENDER LAS CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS EN MÉXICO

Motivado por la preocupación de los efectos de la pandemia de COVID-19 en México, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) presentó el 27 de abril del 2020 un “Plan Económico Integral de Emergencia” que mitigue la crisis y ayude en la recuperación económica.

El CEEY propone una serie de medidas fiscales, adicionales a las anunciadas por el Gobierno Federal, mismas que a continuación se enuncian:

1.

Restituir el gasto en salud del año 2015, en términos relativos, para atender las presiones sobre el Sistema de Salud, derivadas de la emergencia sanitaria.

La emergencia sanitaria demanda atender de 10,500 a 12,000 hospitalizados en Unidades de Cuidado Intensivo, con una duración promedio de 15 días cada uno y un costo de 40 mil pesos al día. Esto representa un gasto corriente de entre 6,300 y 7,200 millones de pesos. Sin embargo, para poder realizarse, se requiere personal, suministros y espacio físico, cuyo costo puede alcanzar entre 16 y 20 mil millones de pesos, si se considera un costo de reconversión de 25% del gasto corriente. En suma, se requiere asignar entre 22,300 y 27,200 millones de pesos.

2.

Realizar una transferencia de un salario mínimo mensual, por tres meses, a las y los trabajadores que se encuentren en el sector informal.

Dada la limitada confiabilidad del Censo del Bienestar, una alternativa es realizar la transferencia propuesta a los trabajadores que se encuentren en el sector informal, y que se excluya a quienes ya reciben apoyos por algún programa social. Esto define una población potencial entre 28.8 y 38.8 millones de personas que se traduce en un monto que va de 319 a 430 mil millones de pesos, es decir, entre 1.3 % y 1.8 % del PIB.

3.

Establecer un seguro de desempleo de dos salarios mínimos mensuales, por tres meses, para las y los trabajadores formales que pierdan su empleo.

Se calcula que el seguro de desempleo propuesto tendrá que cubrir de 1 a 1.6 millones de trabajadores formales que pierdan su empleo. El costo estimado de esta medida sería entre 22,176 y 35,481 millones de pesos, es decir, entre 0.09 y 0.15 % del PIB.

4.

Realizar una transferencia de un salario mínimo mensual, por tres meses, a las empresas formales por cada trabajador(a) afiliado(a) al IMSS.

La medida de transferencia de un salario mínimo tiene dos objetivos: apoyar las necesidades de liquidez de las empresas y preservar el empleo. Para el cálculo de su costo se contempla aproximadamente a 20.6 millones de personas afiliados al IMSS. Esto se traduce en un recurso requerido de 228,413 millones de pesos, es decir, 0.94 % del PIB.

5.

Hacer un reembolso extraordinario de ISR a las y los trabajadores por cuenta propia registrados(as) ante el SAT de 10 mil pesos en una sola exhibición.

Dada la reducción en la actividad económica y la necesidad de un mecanismo de protección social, también hay que contemplar una asignación de recursos a las personas físicas con actividad empresarial y profesional registradas ante el SAT. En dicha situación se encuentran 3,535,661 personas. Esto equivale a 35 mil millones de pesos, es decir, 0.14 % del PIB.

Para efecto de poner en marcha este Plan, el CEEY indica que el financiamiento de dichos recursos se puede obtener de la eliminación de la meta de superávit fiscal, de la redefinición de proyectos estratégicos y de la deuda pública, mientras que, para el año próximo, también pueden obtenerse recursos del posible remanente del Banco de México.

En el resto del documento se describe el contexto de la situación actual, en el que estima que hasta el 80% de la población puede infectarse y 5% puede requerir hospitalización. Asimismo, para México, los pronósticos de crecimiento del PIB varían de 0.7 % hasta -9 %, con un promedio de -5.0 % Con dicho promedio, el decrecimiento del ingreso per cápita sería de 6.1%. Además, dada la estructura factorial identificada por INEGI, se espera una reducción del total de las remuneraciones a personas asalariadas, formales e informales, de 1.3% del PIB.

Lo anterior se combina con una caída, hasta mediados de abril, de alrededor de 75% en el precio internacional de la mezcla mexicana de petróleo y de 20% en el de la gasolina. Ante esta situación, el Banco de México redujo en 100 puntos base la tasa de interés objetivo, amplió en dos mil millones las subastas de dólares para estabilizar el mercado cambiario, y adoptó medidas para apoyar el sistema financiero por un monto total de 750 mil millones de pesos (3.3% del PIB de 2019).

En lo relativo a la política fiscal, la Cámara de Diputados aprobó eliminar el superávit primario de 0.7% del PIB para ampliar el gasto público. Además, el gobierno federal adelantó partidas de gasto, en especial al sector salud, y transferencias de ingreso. También se anunció un esquema de créditos a pequeñas y medianas empresas, así como a taxistas de las grandes ciudades del país, a mujeres con micronegocios familiares y a la construcción de vivienda por parte de las y los trabajadores derechohabientes del IMSS y del ISSSTE.

El CCEY destaca que es factible una recuperación gradual de la economía en 2021, y que se alcance un crecimiento de 3% para ese año. Sin embargo, existe una gran incertidumbre sobre la trayectoria de la economía mexicana: no hay claridad respecto a las futuras medidas económicas que pudiera tomar la presente administración y al impacto que tendrá lo limitado de las de índole fiscal; algunas de estas, incluso, lucen contraproducentes para la reactivación económica, para la productividad y para el crecimiento.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

CONTRACCIÓN DEL 6.5% DEL PIB Y DESEMPEÑO DÉBIL DE LA POLÍTICA EN MÉXICO PARA 2020

The Economist Intelligence Unit de la revista "The Economist", presentó este 23 de abril del 2020 un reporte general sobre el entorno económico de México y el desempeño del gobierno ante la propagación del Coronavirus. En lo general, la firma de economistas pronóstica una caída del 6.5% en el PIB nacional para 2020, mientras que se socavará la energía política y el objetivo del presidente de "transformar" a México.

En el documento se destaca que la reacción del presidente Andrés Manuel López Obrador ante la nueva pandemia del Coronavirus (COVID-19) ha sido fuera de tiempo, con una actitud que hasta ahora parece negar la gravedad de la crisis. Su gobierno aún no ha anunciado medidas de apoyo económico para los trabajadores desplazados, lo que será particularmente importante para los empleados del sector informal de México, que representan alrededor del 60% de la fuerza laboral.

La débil respuesta del gobierno al Coronavirus afectará duramente la inversión, especialmente teniendo en cuenta que persistirá la incertidumbre sobre los derechos contractuales, el estado de derecho, la formulación de políticas económicas y el entorno empresarial.

Pese a que, López Obrador cuenta con el apoyo de las mayorías en ambas cámaras del Legislativo, las encuestas recientes muestran que la tasa de aprobación del presidente cayó por debajo del 50% por primera vez desde que asumió el cargo en diciembre de 2018, siendo el crimen y la corrupción, causas serias de preocupación entre el público y los inversores por igual, en las que el gobierno no ha logrado producir una estrategia integral para combatir estos problemas entrelazados y ha sido hostil a la construcción institucional.

El reporte indica que, a corto plazo, el gobierno se preocupará por su respuesta al brote del Coronavirus, en lugar de abordar las deficiencias estructurales de México. Sin embargo, la salud financiera de Pemex, también afectará las perspectivas, siento esta empresa, la compañía petrolera más endeudada del mundo, a pesar de los paquetes de rescate financiero que el gobierno implementó el año pasado.

La crisis y los problemas con Pemex provocarán un rápido aumento en la relación de la deuda pública y el PIB, que se verá exacerbada por la reciente depreciación del peso. Desde el 47.1% del PIB en 2019, se pronostica un aumento de la deuda pública al 58.3% en 2020, y al 59.8% del PIB en 2021, en el supuesto de que el gobierno asuma algunos de los pasivos de la empresa. La relación caerá gradualmente a partir de entonces, al 57.1% del PIB en 2024.

Se estima que el PIB real se contraerá abruptamente en 2020 debido a las consecuencias de la pandemia, y solo se recuperará débilmente en 2021. The Economist Intelligence Unit espera un déficit promedio de 4.1% del PIB en 2020-21, mientras que la relación entre la deuda pública y el PIB aumentará en más de 10 puntos porcentuales en 2020-21.

El documento señala que el peso se ha depreciado en casi un 30% desde el comienzo del año, debido a las preocupaciones sobre la pandemia en la economía mexicana; sin embargo, se espera que el peso encuentre cierta estabilidad en los próximos meses y se fortalezca en 2022-24, en la medida que los precios del petróleo se recuperen.

La débil demanda de los consumidores hará que la inflación disminuya en 2020-21, antes de que los precios más altos del petróleo y la recuperación de la demanda de los consumidores aumenten los precios en 2022-24.

El valor del peso ha caído drásticamente en lo que va del año, y en circunstancias normales se esperaría que esto creara presiones de precios sustanciales. Sin embargo, en el entorno actual, se espera que la transferencia del tipo de cambio sea limitada. La débil demanda del consumidor y los precios más bajos del petróleo durante la pandemia harán que la inflación se desacelere a un promedio de 2.9% en 2020; 2.6% en 2021 y promedie 3.6% en 2022-24. Sin embargo, permanecerá dentro de la banda objetivo del 2-4% durante el período de pronóstico.

Los precios más bajos para las exportaciones mexicanas, una caída dramática en las llegadas de turistas y las menores remesas de los EE. UU., en medio de la pandemia de Coronavirus ampliarán el déficit de la cuenta corriente de México del 0.2% del PIB en 2019 al 2% del PIB en 2020. A partir de entonces, el déficit se reducirá ligeramente, a medida que se recuperen los precios del petróleo, el turismo y las remesas, pero seguirá siendo manejable en 2021-24, con un promedio del 1.5% del PIB.

Aunque se espera una caída dramática en la Inversión Extranjera Directa (IED) y las entradas de cartera en 2020, estos se recuperarán a partir de entonces, respaldados por la inversión en infraestructura, turismo, manufactura y telecomunicaciones, y deberían ser suficientes para cubrir el déficit de la cuenta corriente en 2021-24.

La pandemia del Coronavirus también ejercerá presión sobre las finanzas públicas en 2020-21, dada la expectativa del estímulo gubernamental y una menor recaudación de ingresos, en medio de una economía débil. Se estima que el déficit fiscal se amplíe del 1.7% del PIB en 2019 al 4.2% del PIB en 2020; se reducirá ligeramente, pero seguirá siendo amplio: al 3.9% del PIB en 2021, con un promedio de 2.7% del PIB en 2022-24.

La firma señala que, dadas las altas tasas de interés reales, Banxico redujo la tasa de política monetaria en 50 puntos básicos, esto dejó la tasa en 6.5%, en espera de que las tasas terminen el año en 4.5%, aunque existe una gran posibilidad de que las tasas se reduzcan aún más.

Se estima una contracción pronunciada de la economía en el segundo trimestre del año, debido a las medidas de contención en México y la débil demanda global externa. Asimismo, se pronostica que el efecto de la débil demanda interna y externa persista en los meses de verano, dada la respuesta relativamente tardía del país a la crisis, con una recuperación positiva en el cuarto trimestre.

Finalmente, el reporte destaca que, en lo general, los desafíos a largo plazo para los encargados de formular políticas incluyen malos resultados educativos, bajos niveles de penetración bancaria, competencia débil en algunos sectores nacionales y altos niveles de empleo informal, siendo que las reformas recientes para abordar algunas de estas áreas tardarán en dar resultados, dadas las debilidades institucionales y la naturaleza de las propuestas políticas del presidente.

Mayores informes: Lic. Berenice Contreras Salinas.

Regresar

ACTIVIDADES REALIZADAS POR EL ING. BOSCO DE LA VEGA, PRESIDENTE DEL CONSEJO NACIONAL AGROPECUARIO

27 de abril de 2020

En el marco de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica participé como moderador en la mesa denominada “Atención Inmediata a la Crisis: Cadena Agropecuario y Alimentación”.

 

29 de abril de 2020

La imagen puede contener: 12 personas, textoParticipé como invitado especial en la reunión del semanal del Bussines Transformation Consortium en donde presenté las acciones que se están desarrollando como sector agroalimentario ante el Covid-19.

 

30 de abril de 2020

 

Todo un éxito el curso virtual fiscal que llevamos a cabo con nuestros asesores Crowe Gossler en donde tuvimos una asistencia de 585 personas.

 

 

 

El día 30 se envíe un mensaje de optimismo al sector “Ya sabemos cuáles son los retos que vienen delante, pero el trabajo sigue”. Saldremos Adelante.

 

07 de mayo de 2020

 

En la Conferencia nacional del CCE en donde presentaron el resultado de las mesas de trabajo y un resumen que contempla 68 ideas para la reactivación económica de México.

 

 

 

 

11 de mayo de 2020

La imagen puede contener: 5 personas, personas sentadas, gafas e interiorEncabezamos la reunión con IQOM inteligencia comercial para analizar el tema laboral dentro de la implementación del T-MEC.

 

12 de mayo de 2020

Reunión virtual entre AMSDA, CNA, SENASICA y el Dip. Eraclio Rodríguez para analizar la problemática que existe en el sector Pecuario nacional (Res, Puerco y Ave) en donde se plantearon algunas alternativas para disminuir los impactos que ha generado el Covid-19 en este importante sector.

Mayores informes: Ing. Luis Fernando Haro Encinas.

Regresar

OTRAS ACTIVIDADES Y REUNIONES EN LAS QUE PARTICIPAMOS 

26 de abril de 2020

La imagen puede contener: 7 personasSe llevó a cabo teleconferencia de los Consejos Estatales del Consejo Nacional Agropecuario, encabezada por Federico Assaleih, Vicepresidente del Consejos Estatales del CNA, en donde se informó sobre las acciones desarrolladas para contrarrestar los impactos del Covid-19 en el sector, las expectativas y escenarios y acciones a realizar.

Mayores informes: Ing. Luis Fernando Haro Encinas.

Regresar

REDES SOCIALES EN EL SECTOR

PUBLICACIONES DEL SECTOR EN FACEBOOK

Dar clic en la imagen del tema seleccionado:

Consejo Nacional Agropecuario:

Felicitamos a Jorge Humberto Santos Reyna, Presidente del Consejo de Administración de nuestro Asociado Arca Continental por los logros obtenidos al cierre del primer trimestre de este año.

Consejo Nacional Agropecuario:

La producción de alimentos no puede parar, es el único sector que al primer trimestre del 2020 presenta crecimiento. Debemos de asegurar el abasto de alimentos para la población. #ConsumeLocal

 

Consejo Nacional Agropecuario:

Nuestra organización cumple 36 años de promover la producción de alimentos de calidad y de manera sustentable y con responsabilidad social.

 

 

 

Regresar

ALGUNOS TWEET´S DEL SECTOR

Dar clic en la imagen del tema seleccionado:

SENASICA:

Porque El Campo No Se Detiene no podemos parar las acciones de sanidad e inocuidad que favorecen la producción del campo y del mar mexicanos.

 

SENASICA:

¿Sabías Que… la Langosta Centroamericana es una plaga que puede alimentarse de más de 400 especies vegetales?

 

CONABIO:

El avispón asiático gigante NO se ha detectado en México; la solución NO es exterminar avispas o abejas, ya que muchas de ellas juegan un papel muy importante en los ecosistemas.

Regresar   

EVENTOS DEL SECTOR

PREMIO NACIONAL AGROALIMENTARIO 2020

Regresar

CONGRESO INTERNACIONAL DE LA CARNE

Regresar

PREMIO NACIONAL DE LOGÍSTICA 2020

 

Regresar

NUESTROS PATROCINADORES

 

Xola 914, Col. Narvarte, C.P. 03020 México, D.F, Teléfonos: (55) 5488 9700 Con 30 líneas

La totalidad de las publicaciones del Boletín En CoNtActo

podrá consultarlas en nuestra sección de BOLETIN en la Página Web del CNA www.cna.org.mx

Nota: Si no desea recibir este boletín semanal, favor de enviar un correo indicando su nombre y el correo que desea dar de baja a Oscar España en la siguiente dirección electrónica: oespana@cna.org.mx.

Este correo electrónico y cualquier archivo transmitido en él son confidenciales y para uso exclusivo de los individuos y entidades a quienes está dirigido. Si usted no es el destinatario previsto o la persona encargada de recibirlo, y tiene por error el correo, está prohibido y sin validez el uso, difusión, reenvío, reimpresión o copia. Todas las opiniones incluidas en este correo son del remitente y no reflejan necesariamente las del Consejo Nacional Agropecuario. Toda oferta y/o aceptación de propuestas comerciales, celebración de contratos u otros actos tendientes a la adquisición de bienes o servicios, así como el establecimiento de cualquier clase de obligación legal para Consejo Nacional Agropecuario, deberá confirmarse por escrito firmado autógrafamente por funcionario competente, excepto que se cuente con un contrato vigente que autorice el uso de este medio para tales fines. Si usted recibió este correo por equivocación, favor de notificar inmediatamente por este medio a su remitente, y después borrarlo de su correo.