Revista NORMAS 5a. edición

98 Shares

La actividad de normalización en nuestro país se distingue de la actividad de estandarización en cuanto a que la primera únicamente puede ser llevada a cabo por las Dependencias del Gobierno Federal, como autoridad competente en el ámbito de sus atribuciones, en tanto que la segunda puede ser llevada a cabo tanto por las Autoridades Normalizadoras, así como por cualquier persona moral constituida legalmente que tenga un interés para la elaboración, modificación y cancelación de estándares. Asimismo, la normalización también juega un papel fundamental en la adopción de estándares que facilitan el intercambio, uso de suministros previamente homologados, abaratando también los costos, facilitando la interconexión de tecnologías (con lo que aumenta la facilidad de uso); con ello no sólo el consumidor gana con productos fiables y a mejores precios, sino que hay también una mayor responsabilidad con el ambiente, pues se facilitan los procesos de disposición final y de reciclaje.

La LIC establece nuevas disposiciones que reformulan el sistema de normalización, estandarización, evaluación de la conformidad y metrología en México.

Víctor Villalobos A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.